Nuestra nata / Opinión de Ximena Peredo

Nuestra nata / Opinión de Ximena Peredo

Aquí está puntual, otra vez sobre de nuestras cabezas, la nata café. Cada invierno, bajo ella, aparece el coro de buenas intenciones, los golpes de pecho, las propuestas, pero apenas los vientos soplan, ya con la concentración de gases y polvo diluida, el problema “desaparece”. Es una trampa. Exigimos espectacularidad a las calamidades para creer en ellas.

A todos nos horroriza sabernos atrapados en esta cámara tóxica. Pero hay algo que tenemos que advertir: el hecho de que sea visible no la vuelve más real. En invierno, por efecto de la inversión térmica, vemos su consistencia y su asqueroso grosor, pero el resto del año respirar en Monterrey y su zona metropolitana es casi igual de peligroso.

En el 2017, el 72 por ciento de los días se reportaron con mala calidad del aire. Esto quiere decir que estamos en grave riesgo. Las infecciones respiratorias van al alza. Somos de los tres estados del País en donde mayor fibrosis pulmonar se diagnostica (a Rosaura Barahona la perdimos así). La contaminación del aire es la causante de más de 2 mil 764 muertes prematuras (con datos del 2010).

La Secretaría de Salud reportó que de 269 mil consultas en el primer trimestre de 2016, pasamos a casi 369 mil en el mismo periodo del 2017. A la fecha no contamos con un inventario epidemiológico georreferenciado, ni se alerta a la ciudadanía sobre los riesgos que corre al exponerse a esta contaminación. El Gobierno ha sido incapaz, ya no digamos de revertir, sino de detener la tendencia al alza.

¿Por qué no podemos limpiar el aire si somos una sociedad emprendedora con capacidad para producir conocimiento?

José Luis Lezama, sociólogo de El Colegio de México, al investigar el fenómeno de la contaminación atmosférica en la Ciudad de México, se dio cuenta de que no basta con que exista un grave problema ambiental para que éste se advierta. Es necesaria la construcción social y política de la contaminación. Es decir, la existencia física de un riesgo termina siendo irrelevante para una sociedad impedida para reconocerlo.

Cada grupo de interés -políticos, académicos, empresarios, activistas, representantes de organizaciones internacionales- tiene su visión política sobre la contaminación, de manera que la construcción social del problema se vuelve muy complicada. Todos señalan y ocultan en la discusión lo que les conviene.

Así, para unos se necesita un programa de verificación vehicular, para otros regulación estricta a las emisiones industriales, y para otros programas educativos. Este jaloneo de intereses es lo que, en mi opinión, nos tiene en Monterrey de rodillas frente a la nata.

La única forma en que yo avizoro una construcción del problema ambiental que efectivamente revierta la tendencia negativa es que las mayorías de enfermos irrumpamos en la discusión. El problema ambiental sólo comenzará a “existir” a través del sufrimiento que provoca.

¿Cómo es la vida de un niño alérgico, asmático? ¿Qué significa atar la sobrevivencia a un tanque de oxígeno? ¿Cómo se vive esperando un donador de pulmón? ¿Cómo cambia la dinámica de una familia con un enfermo crónico en casa? Estas narrativas tienen el poder de desactivar la politización frívola del serio problema que enfrentamos como sociedad.

La problemática ambiental no la van a resolver el Gobierno ni los empresarios ni los académicos. Ellos están en la inercia del “jale”. Eso no quiere decir que no podamos contar con ellos, pero necesitamos presionarlos para ver al interior del problema.

Una vez que logremos ver que en el corazón del problema hay personas sufriendo, será más fácil aprender la gran lección: perder, sacrificar, ceder.

Porque esta nata no es un objeto volador. Es producto de nuestra educación, creencias y cobardías. Es el Monterrey flotante, nuestro reflejo en el espejo.

ximenaperedo@gmail.com


Editorial publicado en El Norte el 12 de enero de 2018.
Imagen del video reportaje de elnorte.com “Cubre contaminación la ciudad” (11/01/2018).

 

Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.