Bicicleta blanca / opinión de Moisés López Cantú

Bicicleta blanca / opinión de Moisés López Cantú

Monterrey
Sábado, 3 de Marzo de 2018
El Horizonte

Honor a quien honor merece. Los siguientes párrafos son una cita textual y mi forma de reconocer el trabajo que hace Pueblo Bicicletero, pero sobre todo un tributo a quienes viajan todos los días en bicicleta, sirva también para honrar la vida de quienes la han perdido en eso que llamamos “accidentes de tránsito”. Aquí, en cita textual, el post de Pueblo Bicicletero sobre las bicicletas blancas:

“La Bicicleta Blanca es una iniciativa ciudadana que contabiliza y recupera la historia de las personas que al transportarse en bicicleta, mueren en siniestros en la vía pública por causa de vehículos motorizados. Es una manifestación que demanda justicia para las víctimas y exige una ciudad más incluyente y segura.

“La actividad consiste en colocar una bicicleta pintada completamente de blanco en un lugar visible del sitio en el que sucede el hecho vial. Para documentar y contabilizar, nos hemos dado a la tarea de llevar un registro de las muertes de ciclistas que se transportan en el área metropolitana de Monterrey que puedes consultar en http://bit.ly/2tetOkg.

“Los siniestros de tráfico de vehículos de motor son la cuarta causa de muerte en México (5.7% del total de muertes), en promedio 102 muertes diarias, y la primera causa de muerte en la población de 1 a 24 años.

Nuevo León es la entidad federativa líder en siniestros viales a nivel nacional, el 21%, casi el doble del segundo lugar, Jalisco, con un 13 por ciento. En el 2014, se registraron 81,447 siniestros viales, que dejaron a 11,877 personas lesionadas, 111 de ellas en estado grave, y quitaron la vida a 607 personas, la gran mayoría de ellas peatones (558) y ciclistas (tres, aunque nuestro conteo por notas medios en 2014 es de siete ciclistas). La tasa de mortalidad de Nuevo León en siniestros viales es de 12.1 personas por cada 100,000 habitantes.

“De 1997 a 2016, según datos del Inegi, han muerto 172 ciclistas en siniestros viales en el área metropolitana de Monterrey. En el 2017 registramos, a través de las notas de medios, la muerte de cinco ciclistas, tres en Apodaca y dos en Monterrey.

“Tan sólo en lo que va de 2018 hemos registrado la muerte de cuatro ciclistas: Antonio Flores Hernández, de 57 años, murió el 2 de enero tras ser atropellado cuando se transportaba en su triciclo de carga, en Apodaca. El 23 de enero un ciclista que estaba de pie recolectando latas en la orilla de la carretera Monterrey-Monclova, en el municipio de El Carmen, fue embestido mortalmente por un automovilista que huyó. El 16 de febrero una persona que se transportaba en bicicleta fue atropellada en la colonia Hacienda de Santa Fe, San Nicolás; el conductor fue detenido. Y el 17 de febrero un ciclista perdió la vida tras ser atropellado al circular en Av. Fleteros; el presunto responsable huyó.

“¡Esto es inaceptable!”

Al final una breve memoria y recordatorio del hallazgo más relevante del proceso de construcción del Marco Lógico del BiciPlan: no es que no haya ciclistas, lo que pasa es que son “invisibles”.

De que los hay, los hay. De la última encuesta Origen-Destino (2005) se sabe que del total de viajes por día, al menos el 0.5% se hacen en bicicleta, de ser cierto significaría por ahí de 52,500 viajes diarios.

Pero hay otras fuentes. De las Encuestas Ingreso Gasto se sabe que hay del orden de 60,000 hogares con al menos una bicicleta que se utiliza todos los días para trabajo, también sabemos que el número medio de viajes por trabajo es del orden de 2.2; si esto es así, la cuenta más baja posible triplica el dato de la encuesta Origen-Destino y ubicaría el número de viajes diarios en el orden de los 132,000. Pero bueno, éste debe ser el piso, lo cierto es que quienes usan la bicicleta para trabajo hacen mucho más de 2.2 viajes por día, ahí entran personas que se dedican a: plomería, albañilería, veladores, venta de tacos, venta de flores, mensajería, entregas, etc.

¿Y entonces, los ciclistas son invisibles o no? Sí, son “invisibles” para quienes hacen la política pública de desarrollo urbano, de movilidad, de tránsito y de transporte. También son “invisibles” para quienes los discriminan, para quienes piensan que no deben estar en las calles.

Pero son personas, existen, son muchos y no son invisibles, su vida es tan valiosa como la tuya y la mía. Su único pecado –voluntario o no– es reclamar para sí mismos lo que es de todos: la calle.

 


Columna de opinión publicada en la versión impresa de El Horizonte del 3 de marzo de 2018.

Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.