De a pie y sobre ruedas / Perfiles e Historias – EL NORTE

De a pie y sobre ruedas / Perfiles e Historias – EL NORTE

Los colectivos ciudadanos Pueblo Bicicletero y La Banqueta Se Respeta luchan desde hace años por el derecho a tener una mejor Ciudad para vivir

Daniel de la Fuente

 

David Pulido se enteró de la primera rodada masiva en Monterrey durante abril del 2009, pero andaba tan inmerso en acciones en favor de la ecología y la promoción del voto nulo que fue hasta el verano que pudo participar en el colectivo.

“Yo no era ciclista urbano, usaba más la bicicleta como deporte”, comenta el activista hoy de 38 años y egresado de la carrera de Ciencia Política del Tec de Monterrey. “Me llamó la atención el lema ‘tomar la calle’. Era poderoso.

“Esa vez agarramos en bicicleta avenidas grandes: Cuauhtémoc, Pino Suárez. Era muy fuerte la ‘bicibilidad’ como mensaje político… Bueno, a lo mejor la gente no ve ese mensaje, pero lo es al ocupar un carril, ejercer derechos”.

Desde entonces, David, quien se ha solidarizado con una serie de cruzadas sociales, no se ha despegado de este grupo que nació para promover el uso de la bicicleta, manifestarse contra la falta de áreas verdes, reducir la contaminación y plantear la necesidad de espacios libres de autos y con infraestructura para peatones y ciclistas.

En esa rodada se encontró con Luis Gómez, quien recuerda el origen del colectivo y de las pedaleadas pioneras.

“Me tocó estar con el grupo que inició esto: Óscar, Toño Hernández, Vanessa, Marilú”, cuenta el diseñador gráfico de 33 años.

“Luego de un viaje por América Latina y por comunidades indígenas creamos el colectivo Frontera Cero y realizamos esa primera rodada en abril del 2009 durante el segundo Festival de la Tierra.

“La idea era promover la bicicleta, algo muy revolucionario frente a lo que tenemos en la ciudad como modelo a seguir: dar prioridad única a los autos”.

Eran los tiempos en que se luchaba contra proyectos como el estadio de Rayados, el Arco Vial y Valle de Reyes.

“Luego el colectivo se convirtió en Pueblo Bicicletero”, expresa, “nombre que fue bueno recuperar porque se le relaciona con algo peyorativo, pero que tiene que ver con esa añoranza de algunos por el Monterrey antiguo, por lo fraterno”.

Pronto, dice, las rodadas empezaron a multiplicarse y a respaldar distintas causas. Hoy las pedaleadas por la Ciudad son cada domingo a partir de las 18:00 horas. El punto de partida es la plaza de Colegio Civil.

“Un colectivo así se hace con la marcha, en el camino”, dice previo a enumerar los importantes logros del grupo.

David y Luis conocieron en las reuniones con otros entusiastas por la ecología y la movilidad urbana a Eduardo Quintanilla y Ana Rodríguez. Él es economista con maestría en Administración y ella, arquitecta.

Ambos son integrantes de La Banqueta Se Respeta, colectivo que nació en el 2012 por iniciativa de Aldo González, estudiante de Arquitectura del Tec, para visibilizar que las banquetas eran frecuentemente bloqueadas por automovilistas.

“Se empezó a poner calcas en los autos mal estacionados porque veía que, aunque hacía el reporte, no les ponían multas”, cuenta Ana, quien trabaja en la UDEM en temas de movilidad. “Fue una reacción a los derechos que uno tiene en las aceras”.

Una de las primeras acciones del grupo fue emprender recorridos: el más extenso fue en silla de ruedas desde la Gran Plaza hasta la Rotonda de los Duendes, en San Pedro.

“Jamás lo volvimos a hacer”, ríe Ana, “pero sí seguimos haciendo trayectos cortos para evidenciar la falta de aceras, los obstáculos, el abuso de los automovilistas. La falta de aplicación del reglamento”.

Ella simpatizó con la iniciativa, lo mismo Eduardo, quien se sumó a la cruzada de poner multas ciudadanas a coches.

“No ha pasado de que nos han correteado”, ríe él, “pero es que se debe alzar la voz en esta Ciudad donde la mayoría se piensa superior porque tiene carro, se cree con privilegios”.

Esta Ciudad, reflexiona, contrario a lo que se cree, está hecha para que las personas sin auto no se muevan con facilidad, siendo que éstas son las que tienen prioridad. Esto se logró incorporar a reglamentos: el peatón y el ciclista son primero.

“Esto no existía y se dio gracias a la iniciativa de nosotros y de otras organizaciones”, cuenta. “Así, hemos pasado de protestar a participar. Seguimos manifestándonos en redes sociales, con multas ciudadanas, pero también estamos en consejos consultivos y en cuanta reunión y observatorios viales nos invitan”.

En Monterrey es tan difícil ser peatón como ciclista. Ana asegura que los de a pie se enfrentan principalmente a prejuicios ridículos tales como que no tienen poder adquisitivo.

“Puede que no tengan dinero, pero eso no los hace menos personas”, comenta. “Los peatones se enfrentan a las malas condiciones de la infraestructura, a la conservación deficiente de la flora urbana y a que no hay suficientes árboles.

“Otro punto es la falta de seguridad: no es lo mismo ser peatón que peatona, o peatona con minipeatones”.

Ana y Eduardo están convencidos de las enormes ventajas que ofrece andar en una ciudad en buenas condiciones: de entrada se le conoce, se forma comunidad. Si a esto se le suma que una baja en el uso de autos genera menos contaminación, los beneficios en la salud son palpables.

En esto coinciden los de Pueblo Bicicletero. David dice que siempre ha habido ciclistas. Hoy se habla de 120 mil viajes diarios en el área metropolitana, pero todavía hay quienes pretenden vulnerar sus derechos.

“El tema es que tanto dinero gastado en obra pública destinada a autos ha creado dinámicas nocivas”, asegura. “Hay un uso excesivo del auto, la calidad del aire es mala, hay congestionamientos y las muertes por siniestros viales son muy altas.

“Si a esto le agregas que no se ha invertido en transporte público seguro y asequible, seguro e incluyente, las cosas se ponen difíciles para garantizar los derechos de los que nos movemos lejos de los autos”.

David coincide también con los prejuicios que señalan los de La Banqueta Se Respeta:

“La discriminación se refleja en el lenguaje”, dice. “Muchos expresan que la gente que utiliza camión o bicicleta son unos pobres diablos, delincuentes. Son estereotipos chafos”.

Ambos colectivos no se han quedado en denunciar sino que entraron en acción.

Mientras La Banqueta Se Respeta participa con autoridades en hacer adecuaciones a favor del peatón (ampliación de aceras, pasos cebra, delimitación de esquinas, espacios para tránsito y descanso del peatón), los de Pueblo Bicicletero contribuyeron al Biciplan, una red de 150 kilómetros de ciclovías en el área metropolitana y estacionamientos masivos en el Metro y la Ecovía.

“Estamos insistiendo en que se cumpla la promesa del Gobernador y de otros funcionarios, porque este plan puede traer muchas ventajas”, afirma Luis.

El Biciplan, explica, fue realizado con el trabajo y tiempo de diversas organizaciones y especialistas en sedes como el Tec de Monterrey y requiere apenas 12 millones de pesos para crear los proyectos ejecutivos de las redes ciclistas primarias.

De implementarse, a cinco años el plan completo costaría 400 millones de pesos, el equivalente a dos o tres pasos a desnivel.

“Es la tendencia, esto hacen las mejores ciudades, por eso cada vez se habla más de movilidad y menos de vialidad”, apunta Luis.

“Moverse por todos los medios, incluida la posibilidad de caminar libremente, debe ser contemplado en cualquier presupuesto, no sólo hacer cosas para los autos”.

Todos el tiempo estos activistas usan redes sociales. Ahí, como en sus sitios electrónicos, están plasmadas puntualmente sus denuncias, acciones y anhelos que, en esencia, tienen que ver con la libertad.

“No hay nada mejor que desplazarse por la Ciudad en bici o a pie”, afirma Verónica Cruz, integrante de Pueblo Bicicletero, cuyos contingentes suelen ser numerosos, van con chalecos y luces, y con muchas ganas de pedalear por su ciudad.

“Son derechos, son nuestros derechos”.

Estos activistas saben que no es fácil empujar iniciativas en un ámbito como el de la política, con tantos intereses de por medio. Sin embargo, no pierden el entusiasmo y con frecuencia planean dinámicas nuevas para despertar empatía en la sociedad.

Una de las actividades más emblemáticas de Pueblo Bicicletero es la colocación de bicicletas blancas en los cruces donde han muerto ciclistas atropellados por conductores imprudentes.

Del 2010 a la fecha han colocado 18. De acuerdo con el INEGI, de 1997 al 2016 murieron 172 ciclistas en siniestros viales en el Área Metropolitana. Los peatones suman más muertos: tan sólo en el 2014 fallecieron 558 personas en siniestros viales.

De hecho, Nuevo León es el estado con más siniestros a nivel nacional (los activistas se niegan a llamar “accidentes” a estos sucesos que, sin duda, pudieron evitarse).

“Esto puede y debe evitarse”, afirma David.

Para ser una ciudad incluyente hay que hablar de peatones y ciclistas, personas con carriolas y personas con discapacidad, gente que quiera transportarse a la escuela y empleo a pie, en bicicleta o en un moderno transporte público. Para esto se requieren presupuestos, planes educativos, campañas de comunicación.

La idea, dicen, no es “todo mundo súbase a la bici”, sino conectarse en tramos cortos con un sistema de transporte eficiente. Otros lugares llevan un gran avance, ya no se diga países, sino ciudades como León, Guadalajara, la Ciudad de México.

Esto es porque ahí hay una sociedad más fortalecida que ha entendido la relevancia de sacar adelante la movilidad sostenible.

Luis afirma que, pese a que Monterrey y su área metropolitana se han desarrollado siguiendo un modelo que prioriza al auto, es posible su transformación a una ciudad más cercana y accesible.

“Necesitamos exigir al gobierno que se tomen buenas decisiones, que invierta con inteligencia los recursos públicos y como sociedad hacer nuestra parte para mejorar la calidad de vida de todos los habitantes, los de ahorita y en el futuro”.

Eduardo, de La Banqueta Se Respeta, piensa que hoy más que nunca es posible ir por logros más altos, sobre todo porque cada vez más organizaciones se suman a la red de movilidad y anhelan una mejor ciudad para vivir.

“Algo importante fue hace dos años en el cuarto congreso peatonal que tuvimos en la ciudad. En la conferencia que trajimos a Guillermo Peñalosa (un reconocido asesor urbanístico), en un evento organizado por y para activistas, lograr que asistieran a nuestra invitación alcaldes, regidores, desarrolladores, representantes de varios institutos de planeación urbana y organizaciones de la sociedad civil nos dio la certeza de que estamos trabajando en la dirección correcta”.

Ellos han alcanzado ser una voz, representantes verdaderos de la sociedad.

Antonio Hernández, uno de los fundadores de Pueblo Bicicletero, ecologista y activista en diversas cruzadas, estima que la lucha por una ciudad sostenible será larga.

“Han sido décadas de construir una ciudad que no favorece a todos, pero vale la pena”.

 

 



Reportaje publicado en el periódico El Norte el 7 de octubre de 2018.

Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.