Puente inhumano / Opinión de Nora Toscano (El Norte)

Puente inhumano / Opinión de Nora Toscano (El Norte)

Puente inhumano

OPINIÓN INVITADA / Nora Toscano

(14-10-2017).- ¿Es mucho pedir que nuestras autoridades, las de hoy y las de mañana, tengan como prioridad trabajar cada día para brindarnos lo que por derecho nos corresponde?

¿La actual Administración de San Pedro escuchará la voz ciudadana y cancelará la construcción de un proyecto que violenta el Artículo 4 de la Constitución Federal que reza: “Toda persona tiene derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar. El Estado garantizará el respeto a este derecho. El daño y deterioro ambiental generará responsabilidad para quien lo provoque en términos de lo dispuesto por la ley”?

Es el caso del puente peatonal elevado proyectado en Calzada San Pedro y Río Missouri, en San Pedro Garza García, y contra el que el grueso de la comunidad se ha pronunciado.

Los argumentos del Alcalde Mauricio Fernández para defenderlo no responden a razonamientos sustentados.

Decir que un proyecto se hará porque fue aprobado hace siete años, y que se ha vuelto a aprobar en esta administración, refleja un desconocimiento de los avances logrados en leyes y normativas de protección al medio ambiente y de accesibilidad universal, vitales en el diseño y construcción de ciudades. Esta falta en sí es grave, ya que es indispensable que los servidores públicos se mantengan actualizados.

Aún más: si nuestro Cabildo presidido por el Alcalde Mauricio Fernández ya sabía antes de votar que el proyecto violenta la Constitución Federal, y al menos dos leyes y normativas nacionales (la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad y la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente), el tema se vuelve aún más preocupante.

Esto indica que no tienen respeto por el Estado de derecho que debieran procurar para los ciudadanos, ni tienen la voluntad de “cumplir y hacer cumplir las leyes y reglamentos que de la Constitución emanan”, como reza el juramento de los servidores públicos.

¿Se habrá enterado el Alcalde que en 2012 un numeroso grupo de vecinos nos opusimos al proyecto y el Gobierno en turno atendió la petición y canceló y demolió lo construido?

¿Será que hoy la “participación ciudadana” y el “Gobierno abierto” es un discurso de dientes para afuera?

¿Será esta postura la que mantuvo mudos a los regidores en la sesión de Cabildo del martes 10 de octubre? Son los mismos regidores que nos recibieron para dialogar la semana pasada y que, habiendo comprendido la ilegalidad del proyecto, no se manifestaron para revocar la autorización de este proyecto.

Se argumenta que no podemos “perder” el recurso federal asignado. ¡Redirecciónenlo!, ya se ha hecho antes. Aceptar este monto para un proyecto ilegal es tanto como pensar que “gratis hasta las puñaladas”.

En la página web de Hacienda (puede verse aquí: www.elnorte.com/puentepeatonal) se publica la asignación del recurso federal por 10 millones de pesos, y se lee que el beneficio de este puente peatonal es “brindar una mayor seguridad para el peatón que transita por el sector”.

¿No es incongruente que su diseño de rampas continuas al 8 por ciento, sin descansos, sin texturas en pavimentos para débiles visuales, que al elevarse daña las copas de los árboles y quita área verde, castigue al peatón haciéndole recorrer 170 metros para cruzar una calle de apenas 14 metros y dificulte o impida a las personas con discapacidad, débiles o cansadas a transitar por ese crucero?

Construir con la misma cantidad de dinero seis pasos seguros a nivel y semaforizados, que cumplen con las normas de accesibilidad universal, y no dañan el área verde ni contaminan visualmente el paisaje, beneficiaría al 100 por ciento de los peatones, a los que quieren y pueden hacer ejercicio y a los que no.

¿Que este puente es la cereza del pastel de un proyecto integral que empezó en la primera Administración de Fernández? La ley indica que la accesibilidad deberá ir progresivamente implementándose en los proyectos construidos con anterioridad a su publicación, así es que nuestro Alcalde debiera considerar una adecuación o demolición total de su emblemático y cuestionado proyecto de puentes y rampas como “La Ola” frente a Fátima, que tiene el 21 por ciento de inhumana pendiente, o “El Monumento a las Banderas”, con más del 8 por ciento, y devolver a las Calzadas su belleza natural y la accesibilidad con la que nacieron y ahora no tienen.

El Consejo Consultivo Ciudadano de la Secretaria del Ayuntamiento solicitó hace días una consulta sobre este proyecto, a lo que el Alcalde respondió: “Está aprobado desde hace tiempo, desconozco por qué hacen un comentario como tal”.

¿Y los demás Consejos Consultivos Ciudadanos? ¿Actuarán para aconsejar a sus Secretarías que revisen el proyecto para que éste cumpla con los aspectos técnicos que deben evaluarse?

Los ciudadanos necesitamos y merecemos una ciudad humana, diseñada y construida para nosotros, para las personas. Y la requerimos aunque muchos no estemos conscientes de ello.

Que sea accesible para todos, sin importar sus capacidades físicas o económicas.

Ésta es la razón de nuestra lucha ciudadana.
La autora es ex presidenta de la Academia Nacional de Arquitectura Capítulo Monterrey.

ntoscanoc@gmail.com

 

FUENTE:  Versión impresa de El Norte del 14 de octubre de 2017


Para más información recomendamos leer: MANIFIESTO EN ‘DEFENSA DE NUESTRAS CALZADAS’


Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.