Movilidad en tiempos del virus / Opinión de Hernán Villarreal Rodríguez

Movilidad en tiempos del virus / Opinión de Hernán Villarreal Rodríguez

La pandemia del coronavirus pescó distraídas a las autoridades estatales de movilidad. Aplicando políticas incoherentes, en el transporte público de Nuevo León en vez de sana distancia hoy tenemos riesgosa proximidad.

¿Qué está pasando en la Ciudad respecto a la movilidad?

Gracias a las demandas de ciudadanos y ONGs, los Diputados armaron la nueva Ley de Movilidad Sostenible y Accesibilidad, que si bien tiene incoherencias y aberraciones producto de las componendas entre Gobierno y partidos, también proporciona elementos suficientes para enfrentar una crisis como la actual. Es decir, las herramientas existen, otra cosa es saber usarlas.

Entendemos que el Secretario de Salud no conozca de transporte, pero si no hay gente en el Gobierno que sepa del tema, por lo menos debería asesorase con expertos que entiendan la problemática de la Ciudad para no cometer errores.

Desde el 2 de abril insistimos en que para evitar contagios hay que aplicar el distanciamiento como política de movilidad, evitar las aglomeraciones en las horas pico dispersando la demanda de servicio de transporte a lo largo del día sin disminuir la oferta.

Si en la hora pico teníamos autobuses repletos con 70 pasajeros, podríamos distribuir a los usuarios en cuatro horas y tener no más de 20 personas por unidad, todos sentados y distanciados. Para evitar la proximidad con el chofer se debería aplicar lo que dice la Ley y sólo aceptar el pago con tarjeta.

También recomendamos el uso del auto compartido entre compañeros de trabajo, con la instalación de cortinas plásticas transparentes en el interior del vehículo privado o taxi para separar a los pasajeros y, por supuesto, una sanitización profunda de los autobuses y taxis antes de cada vuelta.

Lo que la autoridad implementó el 27 de abril fue lo contrario: redujo los horarios del transporte y prohibió más de dos personas por auto, causando aglomeraciones en autobuses y Metro. Ahí fue donde la sana distancia se volvió riesgosa proximidad. El resultado a dos semanas de reducir los horarios fue un repunte en los contagios.

La información nos dice que el virus se propaga mucho más en los municipios con mayor uso de transporte público, como Guadalupe, Apodaca, Escobedo y Juárez; y en San Pedro, que casi no se usa transporte público, los contagios se reducen considerablemente.

¿Qué deberíamos hacer ante la necesidad de reactivar la economía? Organizar la movilidad de la Ciudad para que todos podamos trasladarnos cumpliendo protocolos de distanciamiento. No pensar así sería predestinar la quiebra económica de nuestra sociedad.

Y es que sí es factible reactivarla de esta manera. Podemos aquí enunciar ejemplos de otros países y el sustento económico de estas políticas, sin meternos a explicar a fondo. Por ejemplo, es tarea de los municipios:

1.- Eliminar el carril de estacionamiento en los centros urbanos, ampliando banquetas e incluyendo ciclovías; esto se puede hacer de manera rápida sin obra civil sólo con pintura.

2.- Junto con el Gobierno estatal, definir ejes con carriles prioritarios para transporte público y auto compartido: 10 en sentido Norte-Sur y 10 en sentido Oriente-Poniente, y con agentes de tránsito vigilando su correcto uso.

3.- Implantar un sistema público de préstamo de bicicletas sanitizadas, para hacer los viajes cortos en este medio.

Por parte de las empresas:

1.- Establecer un programa de escalonamiento de entradas y salidas de sus trabajadores, de forma que por turno existan cuatro horarios de entrada y cuatro de salida, con al menos 20 por ciento de los empleados en cada horario.

2.- Otorgar el transporte público como prestación laboral.

3.- A través de una aplicación de carpool organizar a los empleados de la empresa para que entre ellos compartan vehículos acondicionados para un distanciamiento entre pasajeros.

Y del Gobierno del Estado es tarea:

1.- Implementar un servicio de transporte público continuo con frecuencias máximas cada 10 minutos, recaudo mediante tarjeta de prepago y extremas medidas de sanitización.

2.- Exigir que los usuarios usen cubrebocas y que los autobuses sólo acepten pasajeros sentados uno por cada dos lugares; el Metro tendrá un máximo de 80 personas por vagón.

3.- Pagar al transportista por kilómetro recorrido.

4.- Establecer un sistema de rutas troncales Norte-Sur y Oriente-Poniente, con sus respectivas rutas alimentadoras.

5.- Solicitar planes de escalonamiento de horarios en los protocolos de distanciamiento de las empresas.

6.- Reducir al 2 por ciento el impuesto sobre nómina a empresas que otorguen un equivalente al 2 por ciento de la nómina como prestación laboral para el transporte público (así Gobierno y empresa pondrían cada uno un 1 por ciento).

Con estas medidas se podrá reanudar toda la actividad económica de una forma sana y segura para los ciudadanos, y además Nuevo León saldría fortalecido respecto a movilidad, competitividad y reducción de las emisiones contaminantes.


Autor: Hernán Villarreal Rodríguez.

Fue Subsecretario de Transporte y Director del Consejo Estatal de Transporte. Es Director General de la empresa de consultoría en movilidad Comunas. / hernanvillarreal@yahoo.com.mx

Opinión publicada el 17 de mayo de 2020 en el periódico El Norte.



Foto de portada: Una persona en bicicleta utiliza el carril de la #bicirutaemergente implementado por el Municipio de San Pedro Garza García / Foto tomada por el Municipio.

Compartir en:

Escrito por
Perfil del staff de Pueblo Bicicletero

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.