Monterrey: ¿auto o bici? / Opinión de Emiliano Sánchez – El Norte

Monterrey: ¿auto o bici? / Opinión de Emiliano Sánchez – El Norte

Monterrey: ¿auto o bici?

OPINIÓN INVITADA / Emiliano Sánchez

(29-09-2017).- Casi puedo responder que sí a la pregunta de: “¿naciste en carro, o qué?”. Ésa que nos hacemos en broma cuando alguien no puede moverse a algún lado si no es en auto.
Sí, nací en carro, anhelo en carro, he visto mi vida entera en carro. Y sé que una gran mayoría de los regiomontanos también.

Pero no me gusta respirar veneno. Y si la manera en que me muevo produce ese veneno que no me gusta respirar y en mi ciudad mueren 2 mil 764 personas por mala calidad del aire cada año (Instituto Nacional de Salud Pública) algo no anda bien.

Y es precisamente anhelando una ciudad más limpia que a veces me aventuro a usar la bicicleta como medio de transporte.

Después de seis años de hacerlo de manera intermitente, puedo decir que, de todos los riesgos que tengo que asumir al moverme en bici -agresiones verbales, físicas y peligrosas protuberancias-, la aspiración de gases tóxicos es aquel que me ha hecho desistir definitivamente. Y vuelvo a intentarlo.

Pero en general, llenarme la sangre de ese coctel de gases, hidrocarburos y micropartículas PM10, PM2.5 y PM1.0 que conforman nuestra atmósfera, justo cuando mi cuerpo más necesita oxígeno (al ejercitarme), es una idea que me desanima por completo.

Siempre pensé que al viajar en auto con las ventanas arriba estaba protegido de la contaminación y que, en bicicleta, al estar directamente expuesto, la afectación sería mucho mayor. No es del todo cierto.
Fue buscando quién pudiera aclarar mis dudas que llegué a la puerta de la Médico del deporte Fernanda Novoa Vignau, de la UANL, quien ha estudiado el tema.

Efectivamente, ejercitarse en una atmósfera contaminada tiene afectaciones para la salud. De hecho, la ventilación por minuto de un ciclista es en promedio 4.3 veces mayor que la de un automovilista, y la cantidad de partículas inhaladas es de 400 a 900 por ciento más alta.

Como resultado, las partículas ultrafinas (PUF) depositadas en los pulmones es alrededor de 4.5 veces mayor durante el ejercicio en bicicleta que estando en reposo.

Aún con estos desalentadores números, los beneficios del ciclismo urbano sobre la esperanza general de vida se han mostrado nueve veces mayores que los riesgos, en la información que me proporciona la Dra. Novoa. Y si consideramos el factor de transición de auto a bici como medio de transporte o la implementación de la multimodalidad (bici-autobús-metro-bici), los beneficios incluyen además una mejora en la calidad del aire. Pero ésta todavía no es la respuesta.

En un estudio realizado por el Dr. David Rojas del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental de Barcelona, se muestra que la concentración de gases tóxicos y partículas suspendidas es mayor dentro de un automóvil o un camión de ruta que en una bicicleta cuando circulan por la misma vía.

El Dr. Rojas coincide en que el aumento en la frecuencia cardiaca de quien viaja en bici (el doble de quien viaja en auto) le lleva a inhalar una mayor concentración de aire contaminado y a percibir una mayor afectación. Pero el efecto se reduce drásticamente si la ruta transitada no se encuentra igualmente contaminada.

La posibilidad de los ciclistas de transitar por rutas secundarias, alejadas del tráfico de autos, los pone en una posición de gran ventaja frente a los automovilistas, concluye, coincidiendo nuevamente con la Dra. Novoa.

Estos datos me dan un incentivo importante para seguir utilizando la bicicleta como medio de transporte para viajes cortos y aportar algo para la mejora de nuestro medio ambiente. Ya no tengo que elegir entre inhalar gases tóxicos o producirlos al transportarme.

Esperaría, como siguiente paso, ver a nuestros Gobiernos promoviendo una movilidad limpia y pensando en infraestructura y rutas alternas para peatones y ciclistas, que se alejen de las principales avenidas.

De este modo atacamos dos frentes: la reducción de aire contaminado y el aumento en la actividad física para la población, con los efectos positivos que ambas tienen para la esperanza y la calidad de vida en la ciudad.

El autor es sociólogo.

vulgarmundicia.wordpress.com

 


FUENTE: EL NORTE

Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.