¿Quién se robó mi parque? / Opinión de Ximena Peredo

¿Quién se robó mi parque? / Opinión de Ximena Peredo

El Gobierno del Estado anunció que en septiembre ingresará en el Congreso una iniciativa para que los parques estatales (La Huasteca, La Estanzuela, La Pastora, Cola de Caballo, entre otros) queden bajo la administración del Consejo Administrativo del Parque Fundidora. ¿Por qué?

“La idea principal es que no por ser espacios públicos es responsabilidad exclusiva del Gobierno mantenerlos”, dijo el presidente de este Consejo, Artemio Garza.

“Los parques van a tener la manera de lograr una autosuficiencia con el paso del tiempo… (se logrará) convocando a la comunidad, a los empresarios, que se sumen al esfuerzo del Gobierno y desarrollemos una red de benefactores”, afirmó Garza a EL NORTE.

El Parque Fundidora recibió 25 millones de presupuesto estatal en el 2016, el año pasado sólo recibió 7 y en el 2018 no recibe nada. Se sostiene con las cuotas de estacionamiento, con la renta del parque para festivales y con las concesiones de los negocios que ahí operan.

Esta supuesta sostenibilidad financiera es tildada como un gran éxito que quieren replicar en otros parques.

En mi opinión, por el contrario, ésta es la peor política de parques que podría implementarse y el ejemplo más claro es precisamente el Parque Fundidora, en donde se juzga el éxito en pesos y centavos -necesarios, sí, pero no lo es todo-, en vez centrarse en el servicio comunitario que presta.

Fundidora es un parque muy bello, eso no está en duda. El problema es que desde hace tiempo descuida lo importante: sus usuarios.

Los bebederos llevan décadas sin funcionar, el área de juegos infantiles es una desgracia -y prácticamente han eliminado la mitad-, los puestos de comida chatarra abundan y son carísimos. Con todo, seguimos asistiendo no sólo porque es bello, sino porque “es lo que hay”.

Perdonamos todo porque lo necesitamos. Es un respiradero. Nos regresa el ánimo. Y ojo: produce mucha riqueza porque nos ofrece un rato de convivencia y descanso que nos permite reintegrarnos con energía al trabajo. En este sentido, es un espacio altamente productivo.

Pero ¿qué sentimos cuando vamos y el Parque está tomado por 100 mil personas, la mayoría bebiendo cerveza, con un ruido insoportable?

¿Qué sentimos al llegar y encontrar que está lleno de basura y el pasto destruido? ¿Qué sentimos cuando días antes de los festivales hay tráilers y autos circulando junto a nuestro hijos aprendiendo a patinar? Que se roban nuestro parque.

Me preocupa que se elija a Fundidora como modelo de parque estatal cuando cada día nos pertenece menos. ¿Se imagina llegar a La Estanzuela, pagar por estacionamiento, encontrar un mercado, música estridente?

Los espacios naturales no tienen que volverse comerciales para subsistir. Este planteamiento oculta una política pública estranguladora, que observa a los parques como espacios vacíos e improductivos cuando están llenos de vida y nos permiten, precisamente, descansar del ruido, de producir y consumir.

Ojalá me equivoque, pero temo que la lógica que anuncian como panacea es la de la explotación privada de lo público. Primero lo desatienden deliberadamente, nos expulsan, y luego dicen “no tener más remedio” que rentarlo y concesionarlo a privados.

Bajo esta lógica hemos perdido prácticamente todo el patrimonio natural que teníamos dentro de la zona metropolitana. El resultado es esta plancha de cemento.

Pero, atención, si se comercializa con los parques se pone en riesgo el pacto social. Si sólo las personas con dinero pueden salir a pasear y a divertirse se termina por privatizar un derecho.

Los parques públicos nos civilizan a todos. En ellos la crianza es colectiva. Los niños y las niñas son, por un rato, hijos de todos. Mientras juegan como si se conocieran desde siempre, se renueva algo, quizá se llama esperanza.

En la discusión que está por comenzar sobre el destino de nuestros parques estatales yo esperaría que el Congreso local invite a los usuarios a plantear su opinión. Y si éstos fueran niños y niñas, mucho mejor.

ximenaperedo@gmail.com

Columna de opinión publicada en el El Norte el 17 de agosto de 2018


CONTEXTO

El Norte el 15 de agosto de 2018

Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.