Ciudades para los autos / opinión de Antonio Hernández

Ciudades para los autos / opinión de Antonio Hernández

17 de mayo, 2018.

Por Antonio  Hernández / Asociación  Pueblo Bicicletero

Monterrey, y los municipios que la rodean, son ciudades construidas para los autos. Este privilegio, tiene consecuencias. Van desde los altos niveles de contaminación atmosférica, asociada a éstas fuentes; favorecer que el desarrollo inmobiliario pueda realizarse a distancias lejanas de la ciudad; problemática de movilidad en amplios sectores de la metrópoli; o la masiva muerte de personas por atropellamientos, mayoritariamente peatones y ciclistas.

En la estimación de la totalidad de los ejes viales en la ciudad, según el Censo de INEGI (2010), se confirman cifras mayoritarias de infraestructura a favor del automóvil: en los 11 municipios que cuentan con Reglamento Homologado de Tránsito, la totalidad de vialidades es de 11 millones 357 mil 185 metros lineales. De ese universo, 11 millones 328 mil 817 metros son vialidades destinadas para vehículos de motor; y en el extremo, sólo 28 mil 368 metros son de condición peatonal. La diferencia es abrumadora. Del total de infraestructura vial en Monterrey y la zona conurbada, el 99.75% es destinada para el auto, y el 0.25% es de carácter peatonal.

El escenario señalado no cumple con las regulaciones incluidas en el reglamento de tránsito local. Ahí se establece que la prioridad en el uso del espacio público, representada por las vialidades, corresponden a las personas que caminan y, al final, en la prioridad están los carros. Los ayuntamientos tienen la responsabilidad primera de revertir el déficit, que afecta negativamente a quienes caminan por las calles y, en segundo término, a ciclistas.

Otra valoración: en las candidaturas a la presidencia municipal de Monterrey prevalecen las iniciativas para construir puentes, segundos pisos, o pasos a desnivel. No figuran propuestas que promuevan la movilidad integral, que favorezca a peatones o ciclistas.

El reto que se requiere atender es enorme e inaplazable. Y la motivación transcendental para ese cambio, es garantizar que la muerte de personas por atropellamientos se reduzca a cero. Sobre ese objetivo prioritario se requiere que trabajen los gobiernos, incluyendo necesariamente las alianzas con sectores de la población que llevan la vanguardia en el tema.

Monterrey es la ciudad donde las afectaciones a la vida pública -desde contextos como el ambiental, seguridad pública, o derechos humanos- adquieren dimensiones de horror. Ese punto de partida, puede revertirse, volviendo nuestra ciudad un modelo de gestión pública que sirva para corregir los problemas graves de la metrópoli. Eso ha de incluir la movilidad humana, que no cause muerte a peatones y ciclistas.

Contacto: antonio@pueblobicicletero.org

web: www.pueblobicicletero.org


Columna editorial publicada en el portal de Domino Radio el 17 de mayo de 2018.

Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.