‘Ya lo que quieres es bajarte del carro’ (El Norte)

Atrapa caos vial a miles de conductores diariamente en la Ciudad. Para automovilistas, las horas pico dejan pérdidas de tiempo, afectaciones laborales y alto nivel de estrés

27 de marzo de 2016

José Villasáez

Apenas lleva tres minutos en la Avenida Paseo de los Leones, cuando Azael Corona ya aprovecha cualquier hueco entre vehículos para tratar de cambiarse a la lateral.

Miles de automóviles van a vuelta de rueda por los carriles centrales en dirección a Gonzalitos, por lo que este conductor de Cumbres Oro prueba la vía secundaria.

Su apuesta le permite ganar unos minutos, pero de todas formas hace el doble de tiempo en el traslado a su trabajo, en comparación con un día de tráfico fluido.

Ésta es la historia diaria de Azael y de miles de conductores en vialidades medulares de la Ciudad, que están colapsadas en horas pico -y en muchas ocasiones también fuera de ellas-, pese a inversiones millonarias del Estado y los municipios en obras viales.

“De mi casa al trabajo tardo 20 minutos si no hay tráfico”, detalla Azael, quien se incorpora a Gonzalitos a partir de la calle Pedro Infante para ir a su oficina en San Pedro.

“Y cuando hay tráfico, de 40 minutos a una hora me tardo en llegar. La verdad es que por donde sea está saturado”.

En muchas ocasiones, dice, ha llegado tarde al trabajo por culpa de los congestionamientos en Leones y otras vialidades.

Al norte de la Ciudad, Saúl Pérez hace todo lo posible por salir antes de las 7 de la mañana de su casa en Cerradas de Anáhuac, en Escobedo, para evitar el caos.

La ruta lógica es tomar la Avenida Sendero, que tiene dos nuevos complejos viales en los cruces con Universidad y Barragán, pero esto no impide que el tráfico se colapse.

“Aquí hay que armarnos de paciencia, ir escuchando algo de música”, señala Saúl, “porque sí hay una serie de dificultades de tránsito todos los días.

“Sendero no sería una avenida recomendable para utilizar. Durante la semana la usamos una vez y sólo por causas de fuerza mayor”.

Desde hace dos años, explica, prefiere usar una ruta alterna que conecta República Mexicana con la Carretera a Laredo y Universidad. Pero de cualquier modo pierde mucho tiempo en el traslado a su oficina, frente al Sam’s de Gonzalitos.

“Son 45 minutos en promedio, cuando sin tráfico hago 8 minutos”, critica. “Hemos hecho hasta una hora y media cuando hay alguna situación de accidentes”.

Pero también enfrenta el caos vial de regreso a su hogar y siempre es más estresante, porque se suma el cansancio del día.

“El tránsito obviamente afecta. Llegas al fin del día a tu casa mucho más estresado, ya lo que quieres es descansar y bajarte del carro”.

En el sector de Valle Alto, al sur de Monterrey, Martha Montemayor se enfrenta a las filas kilométricas que a diario se extienden desde Garza Sada hacia la Carretera Nacional.

Aunque por ser independiente puede maniobrar con sus horarios, hay días en que de plano no puede sacarle la vuelta al caos, que en la hora pico de la mañana llega casi hasta El Uro.

“Y si pasa un accidente, ya valiste, porque no hay opciones”, menciona.

Con mucho tráfico tarda 45 minutos de su casa al Centro de Monterrey. Sin tráfico, unos 15 minutos.

Es el calvario que diariamente enfrentan los automovilistas en la Ciudad.

Caos vial. Imagen El Norte


Fuente: Periódico El Norte

 
 

RECOMENDAMOS

‪#‎Problema‬: “El coche nos cuesta”

‪#‎Solución‬: “DOT = Desarrollo Orientado al Transporte”

 

Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.