Opinión: “Una cebra en viernes 13” | por Ximena Peredo

Ximena Peredo

13 Nov. 2015

Elodia y Maribel, madre e hija, salieron de su casa en Apodaca el lunes por la mañana a emprender su rutina. Maribel tomaba un camión para llegar a su trabajo y su mamá la acompañaba a la parada para que no se fuera sola. Esa mañana un camión las embistió a las dos y Elodia, malherida, vio morir a su hija, de 26 años.

Atropello de dos mujeres en Apodaca. Foto INFO7

El atropello de las dos mujeres fue en la Colonia Pueblo Nuevo, en Apodaca. Imagen: Info7

Al año, en la Ciudad, alrededor de 600 personas pierden la vida de esta forma. Mueren aplastadas o golpeadas por una fuerza descomunal a la cual no pueden resistirse. Es una experiencia de indefensión total, que nadie debería llevarse.

Los testigos de estas tragedias se alejan del lugar en crisis, sintiendo la honda angustia de poder ser el siguiente. Quienes nos enteramos por la prensa solemos hundirnos en la resignación: otro más.

Estas posturas no son necesariamente de pesimistas, sino de cualquiera que crea que aquí se maneja como loco, el peatón es un suicida, y todo se arregla con corrupción, o sea, es una postura de “sentido común”.

Sin embargo, lejos de aclararnos el problema, estas explicaciones nos exhiben lo que generalmente perdemos de vista en una tragedia de este tipo: el contexto hostil.

En menor o mayor medida estamos adquiriendo el hábito de machucarnos los unos a otros. Poco a poco normalizamos la violencia. Lo más contradictorio es que quisiéramos, como nunca, llevar la fiesta en paz, pero pareciera que ya no podemos.

Según observo, ciertas condiciones presentes hoy en día en la Ciudad provocan en nosotros conductas violentas y hasta delincuenciales. Es decir, no es una decisión libre, es todo lo contrario.

Los números tan disparados (en Nuevo León el 90 por ciento de los muertos en accidentes viales son peatones), los más altos del País, nos alertan que tenemos un problema en el tablero, más que en la conducta de los jugadores.

De Federico, el chofer del camión de transporte de personal que esa mañana embistió a Maribel y a Elodia, sabemos muy poco, pero todos podemos imaginar a este trabajador de 54 años aterrado, creyéndose presa de una injusticia abismal: él no podría ser culpable de semejante atrocidad, él sería incapaz…

¿Cómo es que nos convertimos en criminales sin quererlo? ¿Cómo podemos arruinar la vida de tantas familias de manera incidental?

Si esto pasa en la Ciudad en promedio una o dos veces por día es porque están todas las condiciones dadas. Entonces, ¿quién mató a Maribel?, ¿a Fany?, ¿a Kimberly? ¿Fuenteovejuna?

Hablemos de las víctimas, estigmatizadas como imprudentes por cruzar corriendo avenidas (¿que lo hagan caminando lentamente?) o por saltarse mallas ciclónicas. Según los reportes geolocalizados del colectivo local La Banqueta se Respeta, en la Ciudad no hay forma de ser peatón sin poner en riesgo la vida, con lo cual uno está condenado a la imprudencia y a ser culpable de perder la vida.

No hay banquetas libres y seguras, ni pasos cebrados, los puentes peatonales son usados por publicistas más que por peatones -porque para eso fueron diseñados y ubicados.

Por otro lado, en lo que va del año, 19 conductores que provocaron la muerte de 45 personas huyeron abandonando a sus víctimas.

Si no tenemos acceso a peritajes objetivos que analicen la responsabilidad de los Gobiernos en cada “accidente” -desde condiciones laborales de los choferes como el pago “por comisiones”, falta de señalamientos viales, de cruces cebrados, banquetas libres y seguras, entre otras-, la culpa se condensa fatalmente en un individuo, lo cual debe ser un peso insoportable.

Así, sólo cuando las calles sean seguras para caminar y conducir podríamos hablar de accidentes. Mientras tanto, se trata a todas luces de un crimen presupuestal, de una negligencia del funcionario que sostiene con aire bíblico que cuando te toca, te toca.

De la misma forma que los rancheros y campesinos miran al cielo para leer su futuro, los ciudadanos deberíamos comenzar a leer en el paisaje urbano las tragedias que se forman frente a nosotros y que terminarán por lastimarnos a todos.

La defensa de la vida es una práctica territorial. Pintemos un paso cebrado.

ximenaperedo@gmail.com

 

Opinión publicada en El Norte el 13 de noviembre de 2015.

Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.