Respiran regios aire saturado de microcontaminantes – El Norte

Respiran regios aire saturado de microcontaminantes – El Norte
Las partículas PM10 y PM2.5, que predominan en el ambiente, son casi microscópicas, pero sus efectos en la salud son de grandes proporciones. Imagen: El Norte

Crece peligro por partículas

Respiran regios aire saturado de microcontaminantes
Tienen disparo las PM10 (partículas menores a 10 micras) y las PM2.5 (partículas menores a 2.5 micras) que representan -sobre todo las segundas- el mayor riesgo para la salud de los habitantes del área metropolitana.
Marco Córdova

Diariamente, los regiomontanos respiran un aire saturado de micropartículas que son prácticamente imperceptibles para el ojo de una persona.

Sin embargo, para la salud significan enfermedades con diferentes grados de riesgo e incluso la muerte.

Su tamaño es entre una quinta y una vigésima parte de un cabello humano, y pueden penetrar al sistema respiratorio, e incluso, al torrente sanguíneo.

Se trata de las partículas menores a 10 micras, conocidas como PM10, y menores a 2.5 micras, PM2.5, que rebasan las normas ambientales constantemente en Monterrey, lo que ubica al área metropolitana entre las ciudades más contaminadas del País.

¿De dónde provienen estos minúsculos fragmentos que respiran permanentemente los regios?

Especialistas coincidieron en que es complicado determinar las principales fuentes de emisión de las partículas, ya que en la atmósfera todos los contaminantes se mezclan y cada uno tiene una composición diferente.

“Podemos llegar a tener metales, podemos tener compuestos orgánicos, podemos tener también compuestos que vienen de la tierra, todo depende de cuál fue la fuente original y qué le pasó a la partícula”, explica Ana Yael Vanoye, instructora de la Asociación Desarrollo de la Cultura Ecológica.

“No tenemos muchos estudios en Monterrey”, advierte. “Se han hecho esfuerzos de tratar de caracterizarlas, pero estamos un poquito limitados todavía en eso”.

Uno de los estudios fue realizado hace dos años por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), en colaboración con la Universidad de la Prefectura de Osaka, Japón, e instituciones y autoridades estatales.

De acuerdo con una muestra tomada de la Estación Obispado, entre diciembre y marzo del 2015, el 42 por ciento de las PM10 estuvieron compuestas por polvos emitidos directamente de la tierra.

El resto se compuso de un 26 por ciento de nitrato y material orgánico, que proviene de la quema de combustibles automotores y el diesel de carga pesada, y un 7 por ciento de carbono negro y sulfatos, generados por la combustión incompleta en transporte e industrias, entre otros.

En contraste, la composición de las PM2.5 fue de un 36 por ciento nitrato y material orgánico, 30 por ciento carbono negro y sulfatos, y 26 por ciento de polvo.

El año pasado hubo 212 días por arriba de la norma en PM10 y 29 días en PM2.5, mientras que el ozono sobrepasó la norma en 59 días.

Este último contaminante, que aún no representa un problema de gravedad para la metrópoli regia, no es emitido directamente por una fuente, sino que se forma con las diversas reacciones químicas en el aire.

Minúsculas, pero dañinas

Las partículas PM10 y PM2.5, que predominan en el ambiente, son casi microscópicas, pero sus efectos en la salud son de grandes proporciones.

Éstos contaminantes están integrados de la siguiente manera:

PM10

– ¿Qué son?: Partículas menores a 10 micras.
– Tamaño: Diámetro cinco veces menor que el de un cabello humano.
– Daños en la salud: Irritación de los ojos y enfermedades del sistema respiratorio. Por su tamaño, estas partículas no logran atravesar los alveolos pulmonares, por lo que quedan retenidas en la mucosa de las vías respiratorias y sus efectos no son tan nocivos.
– Así se conforma: 36% Nitrato y material orgánico (Quema de combustibles automotores y diésel en carga pesada); 30% Carbono negro y sulfatos (Combustión incompleta en transporte e industrias del sector energético); 26% Crustal (Polvos); 3% Metales pesados (Industria metalúrgica); 5% Otros

PM2.5

– ¿Qué son?: Partículas menores a 2.5 micras.
– Tamaño: Diámetro 20 veces menor que el de un cabello humano.
– Daños a la salud: Enfermedades respitarorias y cardiovasculares.

Al contrario de las PM10, las PM2.5 son más perjudiciales, ya que pueden penetrar en el aparato respiratorio e incluso pueden llegan al torrente sanguíneo.

– Así se conforma: 26% Nitrato y material orgánico (Quema de combustibles automotores y diésel en carga pesada); 7% Carbono negro y sulfatos (Combustión incompleta en transporte e industrias del sector energético); 42% Crustal (Polvos); 3% Metales pesados (Industria metalúrgica); 22% Otros.

Fuente: Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, 2015.

Gráfico elaborado por El Norte

 


Nota publicada en el periódico El Norte el 26 de marzo de 2017.

Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.