Monterrey VI: atraco a la competitividad

logos-mty-6-07

Monterrey VI: atraco a la competitividad

 

Ernesto C. Enkerlin Hoeflich
Opinión invitada / El Norte

 

(07-09-2014).- Hace un año diversas organizaciones, académicos y líderes sociales nos pronunciamos por una revisión urgente de las opciones disponibles para resolver el problema del agua en la zona metropolitana de Monterrey, que fuesen integrales, socialmente responsables y nos posicionaran para seguir siendo la región próspera y competitiva que por generaciones hemos construido; es decir, que fuesen sostenibles, lo que más conviniera a Nuevo León, su gente, sus instituciones, sus empresas, su futuro.Aquel llamado permanece sin respuesta.

Cuando esta semana se anunció nuestra caída en competitividad evaluada por el Foro Económico Mundial (WEF), nos preguntamos con extrañeza cómo puede ser que estemos peor ahora que pensamos que estábamos mejor.

Dirán, cálmate: ¿qué tiene que ver Monterrey con Davos?

De los factores según WEF por los que México nomás no despega, tres pueden relacionarse directamente con Monterrey VI: corrupción, ineficiencia de la burocracia pública e infraestructura inadecuada.

No soy experto en temas de corrupción y espero sinceramente que éste no sea el caso. Por ello sólo opino de los otros dos.

Agua y Drenaje de Monterrey no es una mala institución. De hecho, es un organismo público descentralizado que en muchos sentidos está a la vanguardia y ha logrado reconocimiento a través del tiempo. Sin embargo, hoy padece una crisis en transparencia y rendición de cuentas. Sus órganos de participación están maniatados y manipulados por sus propios funcionarios.

Desde que se decidió que había que construir el acueducto Pánuco-Monterrey, se inició una campaña de desinformación planificada. Se “encontró”, convenientemente, que a partir de 2015 habrá escasez de agua; se reinterpretaron a modo los buenos datos de los buenos técnicos que por fortuna tenemos en AyDM y en Conagua, para avanzar una agenda cuyo único objetivo final era construir el acueducto.

Se maquillaron datos, se inventaron los que faltasen engañando a la comunidad y hasta a la Presidencia de la República; se ofrecen soluciones y se reparten dádivas a todos los que se suben al proyecto. Definitivamente hay ineficiencia en la burocracia pública.

El tema de la infraestructura inadecuada es sumamente amplio y Monterrey VI hace agua por todos lados. Quisiera enrollarme en mi bandera ambientalista y hablar de todos los horrores ecosistémicos del proyecto, que son bastantes. Pero Monterrey VI es aún más inadecuado en lo social y en lo económico.

El agua de Monterrey VI será carísima, inalcanzable. Para los que les gusta la aritmética, pueden calcularlo fácilmente. Tan sólo por amortización de infraestructura pagaremos 20 pesos por metro cúbico. Si agregamos la inevitable adecuación Cerro Prieto-Monterrey, aunado a los costos de operación, son entre 35 y 50 pesos por metro cúbico con muchísimas implicaciones de competitividad y de justicia social, habiendo opciones comprobadas a mucho menor costo.

Pero, bueno, eso no da “agua nueva” para la Ciudad. Ahí es donde entra Singapur. Ellos, como nosotros, tienen décadas con el reto del agua. Tienen problemas de soberanía por una dependencia de agua con Malasia y han estado buscando soluciones innovadoras que les permitan sostenibilidad, soberanía y competitividad. La respuesta fue NEWater: es viable, es escalable, es económica, funciona.

Una planta de purificación de agua NEWater cambiaría para siempre la dinámica del vital líquido para el área metropolitana. Nos daría independencia y soberanía, sin comprometer nuestras finanzas y garantizándonos el derecho al agua.

Una planta para producir 2.0 metros cúbicos construida en un sitio estratégico del área metropolitana produciría agua a un tercio del costo que la de Monterrey VI con una inversión de una séptima parte; tardaría lo mismo o menos en construirse y serían principalmente empleos locales. Tendríamos agua de calidad suficiente para hacer chips electrónicos o para la industria aeronáutica.

Si en 20 ó 30 años necesitásemos un poco más de agua podríamos construir una planta adicional exactamente de la capacidad y en el sitio idóneo.

Aquí en la ciudad de instituciones educativas de excelencia, de firmes convicciones democráticas, de empresas líderes globales, del espíritu emprendedor que presumimos poder contagiar, de una metrópoli que puede ser una de las grandes del mundo si realmente apuesta a la innovación y al conocimiento… aquí está por consumarse un atraco.

¡Sí, un atraco en nuestras narices! ¿Seremos tan necios, apáticos y miedosos de no evitarlo con un último análisis serio de un grupo colegiado de Gobierno, industria y sociedad civil?

Decía mi padre cuando comentábamos sobre la prosperidad y desarrollo de los pueblos: “Hablan de muchos milagros, pero todos tienen su explicación; para mí el único milagro es el mexicano, pues a pesar de nosotros no nos hemos acabado a nuestro rico y hermoso País”.

Quisiera pensar que estaba equivocado y que un día dejaremos de ser el país del “ya merito”.

 

El autor es presidente de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas y ex Comisionado Nacional de Áreas Protegidas del Gobierno Federal 2001-2010.

enkerlin@gmail.com

Editorial publicado originalmente en el periódico El Norte el 7 de septiembre de 2014.

 
 


 

 

OTRAS RECOMENDACIONES

–> El engaño de la escasez, por Ximena Peredo (LEER)

–> Cuidemos la fábrica de agua potable en Monterrey, por Antonio Hernández (LEER)

–> Aspectos Técnicos del Proyecto Monterrey VI, documento elaborado con información del Dr. Martin Bremer Bremer, Dr. Ernesto Enkerlin Hoeflich -ambos del Tecnológico de Monterrey-, y del Dr. Alfonso Martínez Muñoz, de la Universidad Autónoma de Nuevo León: 

Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.