Cuidemos la fábrica de agua potable en Monterrey

Río Santa Catarina

Río Santa Catarina. Al fondo La Huasteca.

Cuidemos la fábrica de agua potable en Monterrey*

Por Antonio Hernández
30 de noviembre de 2014

logos-mty-6-08Lo absurdo del costo para financiar Monterrey VI, y su pretendida función de garantizar que la población en Monterrey tenga acceso al agua potable, puede entenderse mejor si lo comparamos con los requerimientos económicos para la conservación de un Área Natural Protegida (ANP), que por sí sola provee al menos el 50% del agua potable que consume la población en la zona metropolitana de la capital de Nuevo León.

Ejercer presupuesto suficiente para conservar los ecosistemas del Parque Nacional Cumbres de Monterrey (PNCM), es una alternativa al oneroso Monterrey VI. También se trata de una opción viable, real, económica, y con un beneficio hacia residentes de comunidades rurales que actualmente tienen alternativas productivas limitadas. Esto al final se traduce en la permanencia real de un espacio natural que nos proporciona agua suficiente y de calidad potable.

Dos de las presas en donde se almacena el agua para Monterrey –El Cuchillo y La Boca-, reciben agua del PNCM. Las aguas superficiales que fluyen desde esa ANP hacia los embalses, tienen décadas de existencia, son cauces permanentes, y nadie puede objetar que su existencia y provisión, son debidas al grado de conservación aceptable que tiene la cubierta vegetal del Parque Nacional, que se traduce en captación de agua, para su etapa posterior de acopio en las presas.

Las áreas de Cumbres de Monterrey que cumplen con función de captar y proveer agua son conocidas. Cola de Caballo, Adjuntas-Río Ramos, Río Pilón, San Francisco, y La Estanzuela. Pero no son las únicas en el ANP, porque a esas fuentes de agua superficial, hay que añadir la que se extrae del subsuelo en todo el territorio de La Huasteca.

Estas breves referencias nos permiten entender hacia donde podemos enfocar parte de los esfuerzos e iniciativas en el tema del agua. La conservación de las Áreas Naturales Protegidas que rodean a la ciudad de Monterrey no es un asunto de romanticismo en el que se busque cuidar plantas o animales que pocos conocen. Más bien, es un asunto de utilidad pública en el cual va en juego la viabilidad de nuestra ciudad, debido a su dependencia de esos espacios para obtener el agua que se requiere para vivir.

¿Cuánto es lo que invierte el Gobierno de Nuevo León para conservar los ecosistemas de la fábrica de agua llamada Parque Nacional Cumbres de Monterrey? De manera directa, nada. Y en mecanismos indirectos por acciones que se realicen en sus zonas, son cantidades marginales. Ello si consideramos lo que se destine para el mantenimiento del acueducto existente en La Huasteca y otras fuentes.

¿Cuánto dinero se necesita para atender los rezagos ambientales que presenta esa ANP? Cantidades menores, si las comparamos con los 40 mil millones de pesos que cuesta Monterrey VI, y sus soluciones contaminantes, nada sostenibles, sospechosas de corrupción, y con un nivel de imposición nunca visto.

Una de las amenazas principales a la función captadora de agua en el PNCM es el cambio de uso de suelo. O sea, los desmontes o remoción de vegetación debida a la urbanización (principalmente en las colindancias del ANP con la ciudad), y el uso de tierras por residentes para cultivos, ganadería; o de manera importante, en un hecho que ya no ocurre, por los aprovechamientos de madera. El resultado de esas actividades corresponde a eliminación de la vegetación, con grave pérdida de suelo debido a la erosión, y finalmente, se tiene una afectación en los mecanismos de filtración de agua hacia el subsuelo.

Pero la solución, en términos técnicos y de organización, es conocida y viable. En un plazo razonable –cinco años-, con la participación de residentes comunitarios (La Cebolla y Canoas) en los trabajos de restauración, es posible revertir ese déficit. El dinero necesario para implementar los proyectos no es una cantidad estratosférica – cinco millones de pesos-. Y el resultado es de no creerse, porque con esos trabajos, se estaría fortaleciendo la capacidad del Parque Nacional Cumbres de Monterrey como espacio captador de agua, al revertir una amenaza que incide desfavorablemente en ese servicio ambiental. A eso añadamos los beneficios sociales, porque se estaría generando una opción productiva a residentes que actualmente viven en condiciones marginales, y en espacios que presentan degradación en su entorno. Eso además de involucrarles en el cuidado de sus espacios donde residen. Combinación perfecta, sin duda.

Comparemos las cifras. El gobierno de Nuevo León derrocha un estimado de 3 millones de pesos diarios para publicidad de sus acciones. ¿Podría el gobierno que representa Rodrigo Medina por una semana dejar de informar lo pertinente de su administración, para reorientar los recursos al cuidado de nuestra fábrica de agua? Esta comparación simple nos permite valorar cuales son las acciones requeridas, y la necesidad urgente de priorizar el gasto hacia trabajos de utilidad pública sobre los de propaganda.

La primera comparación es con los gastos cuestionables en publicidad del gobierno de Nuevo León, pero la final corresponde a los 40 mil millones de Monterrey VI. Es una cantidad incomprensible e intangible para los contextos que demandan atención en la ciudad. El uso de ese dinero público –formalmente destinado para la provisión de agua en la ciudad- deber ser cancelado en su aplicación para el Monterrey VI, para reorientarlo en donde realmente es necesario, con impactos ambientales favorables y sociales verificables. Esto es, en la restauración y manejo de los ecosistemas del Parque Nacional Cumbres de Monterrey, la principal fuente de agua en nuestra ciudad.

t608138@gmail.com

 

 

*Publicado originalmente el 30 de noviembre de 2014 en El Barrio Antiguo.

 


 

 

OTRAS RECOMENDACIONES

–> El engaño de la escasez, por Ximena Peredo (LEER)

–> Monterrey VI: atraco a la competitividad, por Ernesto Enkerlin (LEER)

–> Aspectos Técnicos del Proyecto Monterrey VI, documento elaborado con información del Dr. Martin Bremer Bremer, Dr. Ernesto Enkerlin Hoeflich -ambos del Tecnológico de Monterrey-, y del Dr. Alfonso Martínez Muñoz, de la Universidad Autónoma de Nuevo León: 

Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.