‘Caos urbano, desorden social’, por Claudio Tapia

caos urbano, desorden social

 

Caos urbano, desorden social

16 de enero de 2015

Claudio Tapia

Monterrey.- La reciente disputa por el destino de un predio, entre un grupo de jóvenes ciudadanos y los Diputados del Congreso del Estado, nos deja una gran lección. Más importante que el rescate del terreno adjunto al edificio del Congreso, es la enseñanza de la posibilidad de participar en la construcción de la ciudad.

La Ciudad de Monterrey no se estableció conforme a algún plan preciso. Su crecimiento y desarrollo, tampoco. Su disposición no ha sido azarosa. El desorden urbano es producto de un orden específico: la forma de producción capitalista industrial manejada por la oligarquía. Es el orden capitalista el que genera una sociedad desarticulada que produce el caos urbano.

El orden económico –del que forma parte el desorden social– se refleja en el caos urbano. La situación creada por el capitalismo suscita en los desiguales el desprecio por el orden social. En la ciudad, la violencia y el crimen crecerán hasta acabar con el orden; y ese será el momento de crear otro orden.

Al desorden urbano le corresponde la desarticulación social y viceversa. Construimos la ciudad al tiempo que es ella la que nos conforma. Consecuentemente, la sociedad desarticulada construye su ciudad de manera desordenada.

El caos urbano nos vuelve antisociales, cada uno ve un enemigo en el prójimo, lo que no debiera sorprendernos si entendiéramos las consecuencias de basar la convivencia en la competencia.

No hay quien tome decisiones consensuadas de qué hacer con el espacio urbano. Mejor dicho, cada grupo de poder decide qué hacer con él, conforme a sus intereses. Al final, sociedad y ciudad son un mismo desorden.

La política –vehículo de integración social– no puede cumplir sus fines (la solución de conflictos sociales) porque para eso se requiere de una sociedad integrada que actúe organizadamente, y en el desorden, eso no es posible. Una sociedad desintegrada no puede realizar actividades integradoras, es decir: no puede hacer política.

En ciudades con mínimos de orden, la sociedad instituida puede actuar para mantener o cambiar las instituciones y los poderes existentes, para eso sirve la política. Lamentablemente, no es el caso de nuestra industriosa Ciudad de Monterrey.

Pero se avizora el cambio. Los activistas ambientales, al defender el espacio que los diputados quieren convertir en su estacionamiento, hicieron política y de la buena. No limitaron su activismo al rescate del predio, dieron un paso más: ampliaron sus demandas para que el terreno se convierta en parque público bajo su custodia, reivindicando así su derecho a decidir el destino del espacio citadino.

Se atrevieron a cuestionar y enfrentar el discurso hegemónico de los grupos de poder, pusieron en primer plano el derecho a una vida armónica con el entorno y el medio ambiente, y lo más importante, ejercieron su derecho a participar en las decisiones que afectan a su ciudad.

Reconforta ver a esos jóvenes dar la pelea para enmendar su caótica ciudad. Hacen lo posible para que la metrópoli regiomontana sea amable, transitable, pacífica, vivible.

Ensayan una vía para lograr que su ciudad se convierta en el espacio donde la sociedad integrada realiza su actividad integradora.

El triunfo de su causa es posible. Debemos felicitarlos y apoyarlos.

 

Publicado originalmente en 15Diario.com.

Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.