Golpean guardias estatales a jóvenes ciclistas

Pueblo Bicicletero, movimiento ciudadano que pugna por un cambio de paradigma en la movilidad urbana promoviendo el respeto al peatón y el uso de la bicicleta como medio de transporte en la Ciudad, fue agredido a golpes por los guardias del Palacio estatal de Nuevo León.

El día de ayer, jueves 10 de Junio, Pueblo Bicicletero convocó a una protesta in memoriam por los ciclistas muertos atropellados en la Ciudad. La bici blanca es un símbolo utilizado por el movimiento ciclista organizado que representa luto y denuncia ante las ínfimas o ausentes vialidades seguras para el ciclista urbano. Así fue que algunos integrantes de Pueblo Bicicletero partieron a las 19:50 pm. de la Plaza de Colegio Civil –en el centro de Monterrey- para pedalear hasta el edificio del Ayuntamiento de Monterrey y luego a la Explanada de los Héroes frente al Palacio estatal de gobierno. En la primer parada los ciclistas colocaron una bici blanca en uno de los camellones contiguos a la escultura Homenaje al Sol, de Rufino Tamayo. La lluvia comenzó a caer pero los ciclistas permanecieron en silencio mientras un compañero leía un documento en el que el Pueblo Bicicletero exige a las autoridades proveer de vialidades más seguras para los ciclistas. Al término de este conmovedor evento, los ciclistas partieron hacia la Explanada de los Héroes en donde dibujarían una bicicleta con gis blanco sobre el piso.
Por lo general, los recorridos del Pueblo que se organizan en el centro de Monterrey hacen una parada en la Explanada de los Héroes para realizar el tradicional levantamiento de bicis, símbolo de la fuerza del movimiento mundial ciclista. Por eso fue que los guardias del Palacio identificaron al grupo y no bajaron las escalinatas hasta advertir que en esta ocasión los ciclistas pintaban en el piso una bici blanca. Varios guardias uniformados y un individuo vestido de civil se acercaron a impedir la realización de esta protesta pacífica. Al principio se estableció un diálogo con ellos, explicándoles que la llovizna que en ese momento caía limpiaría el dibujo en no más de media hora, se les explicó sobre el significado del acto y se les solicitó comprensión, pero los guardias negaron la posibilidad que pedía el grupo y comenzaron a amenazar a los jóvenes diciendo que los acusarían y detendrían por daños a bienes públicos. Algunos de los integrantes del grupo volvieron a llamar a la cordura, explicando que la lluvia borraría el dibujo en unos minutos. Mientras esta discusión sucedía, el dibujo se realizaba por otros miembros del colectivo. Ya con la bici blanca terminada, el Pueblo realizó el levantamiento de bicis y se preparaba para partir de regreso a la Plaza del Colegio Civil, sin embargo, los guardias tomaron a algunos compañeros y comenzaron a golpearlos y a empujarlos; otros guardias arrebataron bicis lastimando a quienes se defendían del atraco. Al ver que varios chicos y chicas eran agredidos, y que ya estaba en la Explanada una granadera de la Policía estatal, se generó una sensación de indefensión absoluta en el que los jóvenes pudieron haber sufrido peores atropellos sin que hubiera alguien que los defendiera. Lo paradójico, lo que lastima por completo la relación sociedad-gobierno, es que esta agresión sucedió a las puertas del Palacio estatal. Cuando el caos reinaba, los gritos de desesperación cundían y todo era confusión, uno de los guardias desabotonó el revolver que tenía guardado en su cinturón y esto bastó para que los jóvenes llamaran a la calma, incluso quienes eran sometidos violentamente. Los jóvenes entonces ofrecieron borrar el dibujo, pidiendo pasar al baño del edificio para rellenar sus termos con agua. Los guardias aceptaron el ofrecimiento y comenzaron a humillar a los ciclistas gritando órdenes y tratando a los ciudadanxs como sus siervos.
Al terminar de limpiar lo que la lluvia pudo borrar en no más de media hora, lxs ciclistas tomaron sus bicis y pedalearon hasta la plaza del Colegio Civil. Ahí, aturdidos por la agresión, expresaron que habían sido víctimas de un gobierno represor, sin oficio político, que pelea con quienes pretenden convertir a esta Ciudad en un espacio amable y limpio. El Pueblo Bicicletero reafirmó de esta manera su compromiso con la Ciudad y su intención de no claudicar en la lucha. La agresión sufrida fortaleció la unión del colectivo.
Ante estos hechos Pueblo Bicicletero invita a la solidaridad de grupos organizados y de la ciudadanía en general para que compartan esta información en sus redes sociales y convoca a que acompañen a los integrantes del Colectivo a interponer una denuncia ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos el próximo martes 15 a las 11 de la mañana.
Los derechos civiles existen porque los ejercemos. Nuestras garantías fundamentales sólo dejarán de existir cuando el último ciudadano claudique en su defensa.
¡Somos orgullosamente Pueblo Bicicletero!

DESCARGA EL DOCUMENTO

Compartir en:

Escrito por

Dejar comentario

Tu correo no será publicado. Required fields are marked *

Puedes usar estos TAGS de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.